Hemorroides

¿Que son las hemorroides?

Las hemorroides son una enfermedad  bastante conocida entre las personas ya que afecta a un número cada vez más  importante de individuos, la cual consiste en la inflamación de las venas que se encuentran localizadas alrededor del ano y en la parte posterior del recto, son plexos de tejido submucoso que forman parte de las arteriolas que comprende el conducto anal y son producto de la interrupción de la circulación de la sangre de estas venas y de sus correspondientes vasos sanguíneos.

Los especialistas hablan de hemorroides cuando perciben en los pacientes dilatación en una serie de venas varicosas e inflamaciones de los nudos de la mucosa anal, que trae consigo  varios síntomas muy característicos de la enfermedad.

Los tipos de hemorroides más conocidos son:

  • Los de tipo interno. Es producida por aquella inflamación en las venas que se encuentran alrededor del ano y del recto.
  • Los de tipo externo. Se caracteriza por la presión e inflamación de las venas que se localizan en la parte exterior del recto y son mucho más visibles y palpables.

Causas de las hemorroides

La estadística demuestra que más del 50% de la población padece o ha padecido alguna vez en su vida de hemorroides por lo que se considera una enfermedad bastante común entre la población más joven ya que las primeras apariciones de esta afección  suelen ocurrir antes de los 30 años de edad, las causas y los factores que inciden en la aparición de esta afección se caracterizan según el tipo de hemorroides que se padezca, pero las más comunes y características son las siguientes.

  • Constante estreñimiento.
  • Fuerte esfuerzo al defecar.
  • Llevar una dieta inadecuada.
  • El poco consumo de fibra.
  • Cobre peso u obesidad.
  • Debilidad congénita que compromete el tejido conectivo.
  • Los factores hereditarios.
  • El exceso de ingestas de laxantes.
  • Llevar un estilo de vida sedentario.
  • Cambios hormonales.

Diagnósticos y síntomas de las hemorroides

Los síntomas de esta enfermedad suelen variar según la condición clínica de cada pacientes, pero la manifestación de esta enfermedad trae consigo una serie de síntomas que son muy parecidas en todas aquellas personas que padecen de esta afección, las más comunes son las siguientes.

  • Picazón de la zona.
  • Sensación de ardor.
  • Molestias en la zona del ano.
  • Sangrado que se manifiesta cuando se evacua.
  • Manchado en la ropa interior.
  • Humedad en el ano de manera constante.
  • Sensación de protuberancia en el ano.

El diagnostico

La valoración médica es vital para diagnosticar esta enfermedad, si padece alguno de los síntomas anteriormente definidos es pertinente que se acuda al médico especialista para que se realice un examen clínico que se enfoque en la revisión tanto del ano como del recto, el cual consiste en una radiografía con enema opaco para descartar cualquier otra enfermedad parecida o detectar cualquier posible complicación.

También se suelen practicar una serie de exámenes más que favorezcan el diagnóstico exacto como los que se nombraran a continuación.

  • La endoscopia, que es utilizada para revisar la cavidad corporal interior del paciente.
  • La rectoscopia, a través de una serie de instrumentos se inspecciona el recto y las posibles lesiones que se tengan.
  • La colonoscopia, se emplea bajo anestesia para poder introducir el instrumento que ayuden a verificar todo el aparato digestivo.

Es imprescindible que se realicen los exámenes pertinentes para diagnosticar con exactitud de donde proviene el sangrado y cuál es el tipo de hemorroides que se padezca, hoy en día la valoración médica ha variado mucho, actualmente se emplean anestésicos locales para realizar la valoración y poder observar así más detenidamente el estado patológico.

Consecuencias de las hemorroides.

Cuando no se tratan a tiempo esta enfermedad por desconocimiento o porque simplemente se hace caso omiso a los síntomas que se pueden padecer es muy posible que se manifiesten en el paciente una serie de consecuencias que incluso pueden ser bastante graves, en parte se debe a que por vergüenza no se consulta al médico especialista para que en principio haga la valoración y después pueda ayudar a tratarlo.

Cuando la aparición de hemorroides no se tratan cono corresponden pueden producir graves consecuencias y muchas complicaciones como las que nombraremos en seguida.

  • La coagulación de la sangre dentro del ano.
  • La aparición de trombos en la zona.
  • Posible aparición de absceso que se encuentren cargados de pus y que generan infecciones en el organismo.
  • Fistulas ano rectal.
  • Fisuras anales ya que es muy frecuente que las esfinges del ano pueden agrietarse.
  • La inflamación de las papilas anales.
  • Graves consecuencias que comprometan  el aparato interior.

Tratamiento de las hemorroides

Los tratamientos para las hemorroides suelen variar, existen pacientes que con solo la aplicación de algún ungüento o crema tópica la aparición de la hemorroide desaparece y con ello todos los síntomas, pero en otros casos los tratamientos ameritan cirugía localizada para poder corregir el padecimiento. Los tratamientos no quirúrgicos más indicados y que pueden ser muy favorables son los siguientes.

  • Evitar lastimar las hemorroides.
  • No tocar la zona con las manos sucias.
  • No emplear papel higiénico.
  • Colocar compresas con vinagre en el ano.
  • Aplica hielo.
  • Realiza baños de asiento con agua tibia después de defecar.
  • Radiofrecuencia.
  • Fotocoagulación.

Las pomadas, tratamientos caseros, la realización de ejercicio físico, llevar una alimentación balanceada y blanda y cargada de fibra, el empleo de supositorios junto con los asientos elaborados con algunas hierbas pueden ser bastante acertados para eliminarlos síntomas leven que se padecen, ya que en su mayoría son bastantes desinflamatorios y reducen el dolor y el ardor común.

Remedios caseros.

Los remedios naturales que se pueden hacer desde la comodidad del hogar son múltiples y más variados, pero los más accesibles y que tienen mayor resultado son los que nombraremos a continuación.

  • Una mezcla de calos de olor, hojas de laurel y ajo.
  • Compresas de vinagre de manzana.
  • Compresas intercaladas de agua fría y de agua caliente.
  • Supositorios de aloe vera.
  • Aceite de manzanilla.
  • Cataplasma de tomates.
  • Castañas de india.

La aplicación de remedios caseros pueden aliviar los síntomas que se padecen, son de fácil aplicación pero en la mayoría de las veces suelen ser solo una solución temporal que traen con su aplicación alivio inmediato, por eso es recomendable que no se dependa solo de la aplicación de remedios caseros sino que también se acuda al médico para que juntos busquen una solución que erradique definitivamente el problema de raíz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *